Home / Internacionales / «Es una Navidad pobre y desolada»: venezolanos describen sus fiestas en medio de la crisis

«Es una Navidad pobre y desolada»: venezolanos describen sus fiestas en medio de la crisis

Los venezolanos viven las Navidades de 2018 en medio de una profunda crisis económica con hiperinflación: los precios de todo aumentan cada día y los alimentos son escasos. Muchas familias no están completas, pues la pobreza ha empujado a millones de venezolanos a migrar en masa durante los últimos años.

Todos los diciembres, Miriam de Campos trabajaba preparando comida navideña tradicional venezolana que vendía en Caracas, pero este año ya no pudo. «Mi trabajo en navidad era hacer hallacas, pan de jamón, ensalada de gallina y dulces, pero desgraciadamente me he visto imposibilitada de preparar esta comida navideña comercialmente por la situación económica». Miriam vive junto a su esposo y la menor de sus tres hijos en Venezuela. «Dos de mis hijos se tuvieron que ir por la situación económica. Mi hija mayor María Gabriela está casada, tiene dos hijas pequeñas y ahora viven en Doral, en Miami. Mi hijo Rafael se fue a Buenos Aires hace ya casi dos años. Solo queda mi hija menor aquí en Venezuela».

Estos eran los únicos ingredientes que la familia Campos tenía en su despensa el pasado 19 de diciembre para preparar los tradicionales platos navideños: aceitunas, un pedazo de pan de jamón, mostaza, pasas, harina de maíz, pimentones, cebollin y hallacas ya preparadas. «Esta navidad es sumamente triste, pobre y desolada, no veo alegría de Navidad en ninguna parte por la crisis económica, pero la vamos a celebrar porque es parte de nuestra idiosincrasia», dice Miriam de Campos.

“Yo este año estoy sola con mis 4 nietos», dice Ana Maria Aponte Sosa, de 52 años, desde el barrio El Valle. «Estoy esperando que lleguen mi familiares de Maturín porque me ha resultado imposible viajar ni montar mi Navidad. Estoy cosiendo ropa con mi máquina para ganarme unos realitos. Mi hija se marchó a Perú y hace años perdí a mis dos hijos a causa de la delincuencia», agrega. Marcelo Pérez del Carpio

De los ingredientes de las tradicionales hallacas, este año solo pudo reunir dos frascos de alcaparras. «Recuerdo cuando habían competencias de quien decoraba más bonito en navidad, en las casas, y hasta en las tiendas. Este año es muy doloroso, estamos viviendo una situación muy apretada, parece mentira que hayamos llegado a esto».

Claudia Astor, de 47 años, trabaja en el comedor Comunitario San Antonio de Padua en Caracas, que reparte comidas entre los vecinos: “Estas navidades son particularmente difíciles. Hay muchas familias que ni siquiera podrán tener una cena navideña, probablemente ni una cena tengan. El dinero se lo come la hiperinflación y lo que anteriormente se podía adquirir ahora es casi imposible. En mi caso particular me reuniré con mi mamá y unas tías. No habrá mucho para un licor para el brindis y mucho menos para regalos. A mí en lo particular no me importa mucho, pero si me preocupa las miles de familias que ni siquiera tendrán comida, no sólo en las fiestas, sino en lo que resta del año y el próximo».

Este es plato navideño que lograron ensamblar este año para los que acuden al comedor con las donaciones que reciben. «Nuestro propósito es alegrar un poco a las familias en estos días de fiesta. Esto es posible porque hay muchas personas que nos apoyan y que han donado los zapatos y para comprar los ingredientes para preparar los panes de jamón que estamos entregando a las familias».

Los Quintero Viloria vive en Guacara, estado Carabobo, y este año extrañarán a los familiares que se fueron. “Esta vez faltará mi hijo con su bebé y su pareja. Ellos emigraron a Colombia ya que la situación es bastante difícil aquí. Ya va a cumplir un año desde que se fueron. Espero que el próximo año puedan venir», dice Maria Mercedes Viloria de 56 años.

«La cosa esta dura, durísima este año. Uno sale a la calle y de verdad las cosas no son como en años anteriores. Pero el venezolano trata en lo posible de salir adelante y compartir con la familia como es tradición en estas fechas», dice Viloria, que este año preparará su cena con costilla de cerdo (en vez de pernil) y las hallacas con hojas de plátano, cebollín, cebollas, carne, pollo, tocino, onoto, ciruelas pasas y harina de maíz.

“La situación está muy fuerte, todo está muy caro. Los sueldos están no se compaginan con los precios de los productos. Hay mucha especulación. A pesar de todo esto tratamos de hacer una navidad en familia deseando tener paz y prosperidad”, dice Irma Vasquez, de 74 años, desde el barrio 23 de Enero de Caracas. Marcelo Pérez del Carpio

El 18 de diciembre, Irma solo tenía unos pocos vegetales en la nevera para alimentar a toda la familia Vásquez: papas, batatas, cebollín, pimentón, zanahoria y hojas de plátano.
Marcelo Pérez del Carpio

 

About Tenterasterd

MAS NOTICIAS!

Veterinario que tenía sexo con perros y se grababa es condenado a 21 años de cárcel

  Miami.– Un veterinario de Florida (EE.UU.) que creó y compartió videos en los que …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.