Màs de 1000 millones invirtió la JCE en tecnología voto automatizado que no sirve para nad

Más de RD$1,000.0 millones invirtió la Junta Central Electoral en la tecnología del voto automatizado que no sirve absolutamente para nada y sus resultados mantiene en jaque el sistema polìtítico-electoral de la República Dominicana.

La tecnología defendida a capa y espada por la Junta Central Electoral no ha hecho más que arrojar resultados funestos desde su experimentación en las elecciones primarias del 6 de octubre del 2019, que trajo como consecuencia la división del oficialista Partido de la Liberación Dominicana y decretó la salida del expresidente Leonel Fernández.

Las elecciones del pasado domingo fueron suspendidas por primera vez en la historia del país, tras el colapso del voto automatizado en las 18 demarcaciones donde se empleó, pues en los restantes 140 municipios donde se votò de la manera tradicional, marcando boletas, todo fluyó sin mayores inconvenientes.

Más de mil millones invirtió la JCE en los equipos para implementar la solución informática del voto automatizado. El derroche de recursos inició con la compra de 7 mil equipos usados en las primarias simultáneas del PLD y el PRM, el seis de octubre,  por un costo de RD$561.2 millones.

Luego, la JCE adquirió 9,405 equipos que distribuyó s en los 16,405 colegios electorales en las malogradas elecciones municipales.

El 18 de octubre del 2018, la JCE dispuso de 500 computadoras touch, para complementar el voto automatizado a razòn de 46 mil 559 pesos cada una, para un total de RD$23,279,660.00 millones, sin impuestos incluidos.

La inversión final incluyó RD$437,890,404.60, en la compra de los 9,405 equipos faltantes y RD$303,422,942.80 para la compra de impresoras, a razón de 18 mil 495 cada una,  al mismo suplidor,a través del procedimiento de urgencia, cuya convocatoria se hizo el 14 de diciembre del pasado año.

SISTEMA EN JAQUE.   En solo un par de horas el país sufrió una pérdida de aproximadamente cinco mil millones de pesos en lo que fue el intento de automatizar las elecciones.

La JCE se vio obligada la mañana del pasado domingo a suspender las elecciones municipales tras el terrible fallo que presentó el sistema de los equipos destinados a ser usados en el sufragio.

El mismo sistema que llevó a este acontecimiento histórico en República Dominicana, también trajo como consecuencia la salida del expresidente Leonel Fernández del PLD.

Tras su salida, el partido oficial se vio envuelto en una crisis que aún no supera.

Meses después de las primarias del seis de octubre, la Fundación Internacional para Sistemas Electorales (IFES) informó que no hubo irregularidad o deficiencia alguna. Incluso, la directora de dicha fundación expresó que el equipo de evaluación se mostró impresionado con el funcionamiento.

IFES fue una de las dos firmas extranjeras contratadas para comprobar la eficiencia de los equipos. Alhambra Eidos, una empresa española, encontró debilidades de conectividad e hizo eco

en el reforzamiento de la seguridad para detectar rápidamente algún hackeo.

Después, en una prueba parcial realizada por la JCE en 28 municipios a principio de año, los resultados solo mostraron positivamente las mejoras al sistema de votación.

Donde más se mostró irregularidades fue en las declaraciones y auditorías hechas por los organismos oficiales correspondientes, debido a que al momento de utilizar los equipos en las elecciones municipales, presentaron un gran fracaso que llevó a la suspensión de las mismas y una gran pérdida de dinero para el país.

Entre los fallos presentados en los equipos técnicos estuvo el largo tiempo de respuesta, algunos solo presentaban al candidato a la alcaldía por el PLD, Domingo Contreras, mientras que otros no mostraban todos los candidatos ni partidos políticos inscritos.

La histórica suspensión de estas elecciones no solo afecta a gran escala a la economía del país, sino que los candidatos también sufren; agotaron ya sus recursos, los cuales se estiman entre cuatro o cinco millones de pesos por cada uno de ellos.

Las próximas elecciones municipales, que se denominan como “extraordinarias”, deben celebrarse en menos de 30 días, como está establecido en la ley. De igual manera, la Constitución dice que las mismas deben ser separadas de las congresionales y presidenciales, pautadas para celebrarse el domingo 17 de mayo del presente año.